Las Huertas que no pagan a lxs cosechadores

La cosecha de frutos en Columbia Britanica: un empleo precario

Ya sea en el Vallé del Okanagan o en otro lugar, el mundo de la recoleccion de frutas es único y particularmente difícil a gestionar por los trabajadores y trabajadoras. Ya sea en auto, de aventón, en avión o en autobús, cada año centenas de quebences y otras personas de otros paises recorren una distancia asombrosa para hacer este trabajo precario.
Pagado a la cantidad de producción, la recolección (o picking) es un trabajo difícil que se compone de diferentes aspectos y que afecta nuestro salario.

Como nuestro salario depende únicamente de nuestra rapidez en el trabajo, nosotros somos dependientes a la calidad del trabajo, del mantenimiento de los árboles, los caprichos de la madre naturaleza o de nuevo a la calidad de la organización del trabajo en la huerta (desafortunadamente muchas veces deficientes ).
Además de tener que someternos al acoso del patrón con respecto a nuestro estatus legal, nuestra nacionalidad, sexo, y orientación sexual pasando por nuestra apariencia o nuestros hábitos de vida, nos agotamos de trabajar sin parar por bastantes días (o noches) consecutivos, salvó en caso de lluvia, sin descansos en la temporada de la cosecha.

Como la mayoría de lxs cosechadores vienen de otros lados, nuestra calidad de vida mientras trabajamos es determinado por la voluntad de nuestros empleadores, que son responsables de proporcionarnos las instalaciones y los campamentos decentes por tanto es muy frecuente que decenas (a veces centenas) de trabajadores tienen que compartir una pequeña cocina, baños químicos a punto de desbordar, duchas asquerosas y condiciones generalmente desagradables.

En fin, al final de nuestro contrato de trabajo hay la posibilidad de que nuestro empleador decida no pagar la dura labor hecha.

Condiciones de trabajo horibles

Me presento: mi nombre es Luciano y como cada año por alrededor de diez años, viaje al oeste canadiense en el verano pasado. No por un viaje de verano ni por hacer fiesta, más bien para comenzar a trabajar lo más pronto posible y intentar de ganar mi vida. En el mes de agosto regrese a trabajar a una huerta donde en el pasado ya había trabajado. No había tenido problemas, todo iba bien. Me sentí privilegiado de poder trabajar en esta granja en lugar de otra huerta más precária como las granjas: Dhaliwal, Smagh, OPL (Orchard Pro Logistic ) donde lxs empleadxs son maltratadxs.

Llegué a Creston alrededor del 20 de julio 2017 para trabajar en el contrato de Shukin Orchard la huerta en cuestión, trabaje 18 días consecutivos antes de seguír mi ruta de trabajo. Al final de nuestro último día de trabajo, la secretaria del patrón (Ken Shukin) entrego cheques posdatados a algunxs de nosotrxs que deberíamos partir forzosamente el mismo dia. Fui por el mío sin ni siquiera preocuparme por nada (porque confiaba en ellxs) y me fui el mismo día rumbo Kelowna para llegar a mi próximo contrato que comenzaba al otro día por la mañana.

Pasaron algunos días antes de que yo depositará mis cheques en mi cuenta bancaria. Fue hasta después de una semana que me di cuenta que el cheque había sido devuelto porque le faltaban de fondos. Al principio no le tome mucha importancia: me dije seguro fue un error en el banco, y que todo se iba a estar en orden pronto. Pero una segunda semana y una tercera pasaron sin que nada hubiera cambiado. A partir de este momento empeze a llamar al patrón (Ken Shukin) para ver cuándo iba a ser posible tener mi pagá. No sé cuántos mensajes de voz, mensajes de texto y correos electrónicos le dejé, pero a la fecha no he recibido ninguna llamada de vuelta o algún mensaje. Nisiquiera un hola o un perdón por la situación!!!

Salario no pagado

El verano llegó a su fin y yo regrese a Quebec. A mi regreso a Quebec quise hacer mi aplicación para mí seguro de desempleo y me di cuenta que me faltaron horas en mi recibo de pago. Entonces me quise contactar con la contadora de Shukin orchad, pero una vez más, me estrelle contra un muro, ninguna respuesta. Gracias a una amiga que fue responsable del equipo de trabajo donde trabaje por la compañía, pude reclamar una parte de las horas que me faltaron, pero hasta hoy las demás me siguen faltando. Evidentemente ninguna ayuda por parte de la oficina del seguro de desempleo. Dónde se pusieron muy contentxs de repetirme que es mi ,responsabilidad ver qué mis horas de trabajo fueron declaradas y que ellxs no podían hacer nada por mi.

Hoy estamos el 3 de febrero, a más de 5 meses que termine el contrato con Shukin orchad, sigo en espera de mi dinero. Él me sigue debiendo varios Miles de dólares.

Por causa de este aprovechado-explotador mis planes cambiaron drásticamente. Tuve que dejar de lado mis proyectos para encontrar una solución financiera. Esto no solamente me ha puesto en un estado de estrés y anciedad difíciles, no saber si veré mi dinero, también a roto mis sueños para salir de este empleo precario.

Sabiendo que mi estado es ‘legal’ ( porque tengo la ciudadanía canadiense) no me atrevo a imaginar lo que todxs mis hermanos y hermanas, inmigrantes, indocumentadxs que sufren estás injusticias a diario y tienen menos recursos que los mios.Así es tratado el trabajador agrícola, explotado y luego arrojado cuando termina. Se produce un rabia y furia en mi cuando escucho las palabras jefes, trabajo y paga. ¡Supongo es un trauma!

Si decidi difundir esta historia, no es para obtener la lástima de nadie, pero si para hacer salir la información y que está circule. Si hay otrxs camaradas que se encuentran en una situación así de repugnante, espero hagan lo mismo. ¡Debemos hablar de ellxs y denunciar a lxs empleadores explotadores de las huertas de British Columbia especialmente por qué Shukin Orchard es una granja muy popular frecuentada por muchas personas. Comparte esta carta en tus redes!

Solidaricémonos con todxs lxs camaradas que enfrentan estos abusos por parte del poder del patrón. Juntos, alcemos la voz, dejemos de ser explotados ¡Hagamos presión, reaccionemos! No dejes que nada continue pasar en silencio.
Sólo un sindicalismo de combate puede cambiar nuestra situación y poner al patrón en su lugar.

Rabia y solidaridad,

Luciano.

 

En français, In english.

Crédito de la foto: www.publicdomainpictures.net

0 réponses

Répondre

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.